Hincar los codos: ergonomía visual


Loading

Hincar los codos: ergonomía visual

Para estudiar, durante un tiempo prolongado, de forma eficaz, es muy importante plantear unas condiciones ambientales adecuadas.

Hoy, analizaremos cómo deben ser la iluminación y el plano de lectoescritura:

– Iluminación general: todas las paredes de la habitación donde realizas la tarea, deben estar iluminadas, bien sea con luz natural o artificial. Es realmente perjudicial que estudies a oscuras.

– Iluminación local: sitúa un flexo abatible y con una anchura proporcionada para iluminar la tarea, así conseguirás una iluminación homogénea. Colócalo por debajo de tus ojos e incidiendo de izquierda a derecha, en el caso de que seas diestro o a la inversa si eres zurdo.

– Plano de lectoescritura: procura que la superficie de apoyo tenga un acabado mate y con un plano de inclinación de 45º. Si tu mesa no es abatible utiliza un atril. La distancia a la lectura no debe ser menor de 40 cm, puedes tomar como referencia la distancia existente entre tu codo y la primera falange de tu dedo corazón.

Es muy importante el mobiliario con el que cuentas y cómo está dispuesto. Cada persona tiene una altura y dimensiones diferentes, lo ideal es personalizar tu lugar de estudio.
– La silla debe tener palanca elevadora y respaldo ligeramente abatible que te permita apoyar la espalda y la zona lumbar, manteniendo una postura recta y erguida. Regula la altura para que una vez apoyados los pies en el suelo, tus piernas y muslos formen un ángulo recto (90º). Si la silla tiene reposabrazos, te ayudarán a estar más cómodo.
– La mesa debería tener unas dimensiones tales que no presione tus muslos ni rodillas, sino que deje un espacio entre ambos.
– Sitúa la pantalla de tu ordenador a una distancia equivalente a la de tus brazos extendidos, en un plano inferior a los ojos y con una inclinación que evite los reflejos.
Realizar descansos durante el estudio, pese a lo que pueda parecer, resulta muy beneficioso. Cuando los ojos realizan una tarea de cerca continuada, se produce una saturación del sistema visual que puede provocar síntomas como dolor de cabeza, dolor de ojos, lagrimeo, enrojecimiento, visión borrosa… Antes de que esto suceda date un respiro y cambia el plano de enfoque. Por ejemplo echa una ojeada a través de una ventana o un pasillo y fíjate en objetos que estén muy alejados. Después podrás retomar la tarea con más eficacia.
Existe una sencilla recomendación llamada Regla 20 que indica descansos de 20 segundos, cada 20 minutos de enfoque en cerca y a una distancia de 20 pies, equivalente a 6 metros. Lo que si parece importante, es que evites permanecer más de 45 minutos estudiando o leyendo sin realizar un pequeño descanso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0

Tu carrito