Problemas visuales en la población escolar

Espacio Abierto / Formación


Problemas visuales en la población escolar
  • Fecha23 de abril 2014
  • Etiquetas Visión niños, miopía infantil, problemas visuales en niños.

Actualmente nuestra sociedad cuenta con una gran cantidad de dispositivos electrónicos (móviles, ordenadores, tabletas, video-consolas, etc) que exigen una lectura continuada en un plano de entre 40 y 60 cm, aproximadamente.

Desde la invención de la imprenta en el s. XV la lectura empezó a divulgarse entre la población por lo que apenas llevamos 600 años adaptándonos a esta “nueva tarea”. Un tiempo insuficiente si tenemos en cuenta que nuestra especie necesitó unos dos millones y medio de años para pasar de desplazarnos a cuatro patas hacia la posición bípeda.

La lectura requiere unas condiciones visuales, ergonómicas y cognitivas que, a menudo resultan estresantes para nuestro sistema visual.

Más del 80% de la información que llega al niño lo hace a través de la visión. En el 70% de los casos de problemas de aprendizaje se han detectado problemas visuales (miopía, hipermetropía, astigmatismo, ambliopía o estrabismo) que si no son resueltos pueden desencadenar en un 36% de fracaso escolar.

Está más que demostrada la correlación tan estrecha que existe entre la aparición de la miopía y posterior progresión. A partir de los 10 años, y a medida que se incrementan las tareas en cerca.

De modo que es normal que nos cuestionemos si el niño está visualmente preparado para comenzar el aprendizaje.

Los padres y maestros son los primeros responsables de la detección precoz, tan importante para obtener los mejores resultados, unos resultados que permanecerán así el resto de su vida.

Por esta razón resulta básico conocer los signos y síntomas que pueden alertar de un posible problema visual. Los más comunes son:

  • Acercamiento excesivo a la tarea
  • Guiños y frotes de ojos
  • Pocas habilidades deportivas
  • Dificultad en la lectura, escritura y al colorear
  • Dolor de cabeza frecuente
  • Evade las tareas en cerca
  • Tuerce un ojo o gira habitualmente la cabeza

Ante la mínima sospecha es preferible someter al niño/a a un examen visual.

Hoy día existe una forma rápida y gratuita para revisar la visión del niño/a solicitando al pediatra la emisión de un Volante de Derivación a Óptica.

Se trata de un convenio realizado entre SESCAM Y Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas vigente en las ópticas adheridas al mismo, como es el caso de La Óptica de Antonio.